Tras la cámara

La fotografía deja de ser un hobby y se convierte en pasión cuando ves tu vida a través del visor de la cámara, cuando tus seres queridos se han acostumbrado a estar quietos durante mas de diez minutos hasta que haces la foto, cuando miras las imágenes de los demás intentando averiguar como podrías hacer algo parecido.

 

Mi pasión por la fotografía es debida a dos personas. La primera, mi padre, al que recuerdo de niño, cámara en mano, esperando con paciencia lograr la imagen deseada. En la época del carrete, no había sitio para la prueba y el error, había que estar seguro cuando se apretaba el disparador. De él heredé el “se puede mejorar” que suelo repetir, ya que soy bastante crítico con mi propio trabajo.
La otra persona, mi mujer, que al regalarme mi primera réflex digital no sabía donde se metía. Gracias al paso a la tecnología digital, el aprendizaje es mucho más rápido y económico. Aunque pierde parte del romanticismo…

Con varios cursos a la espalda y algun que otro libro devorado, intento aprender de todo lo que veo y los que me rodean porque aun me queda mucho por aprender, es más, creo que nunca dejaré de hacerlo.

 

Con 32 años, me planteé que esto que tanto me aporta debería tomarmelo más en serio, darme a conocer y de ahí nace esta página. Es el producto de una ilusión, de querer compartir contigo mis recuerdos, mis trabajos, todo lo que una simple imagen puede llevar detrás…

 

Espero que disfrutes viéndolas tanto como yo haciéndolas.